ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Blog

Cómo afecta el mal aliento a las relaciones sentimentales

Una cita con alguien desconocido, disfrutar en la intimidad con tu pareja, en cualquier situación sentimental que vivas vas a necesitar un aliento seguro. Y es que un mal aliento puede acabar con tu cita en el primer minuto o romper ese momento mágico con tu pareja.

Si sueles tener mal aliento esto va a afectar tu confianza, mostrarás inseguridad y tu libertad de acción en situaciones íntimas quedará coartada. Si no eres consciente la otra persona lo percibirá sin que tú lo sepas y eso aún será peor para la relación.

HALITA® te ofrece una serie de soluciones para acabar con el problema y asegurar un buen aliento en tus citas y que puedas disfrutar al máximo de esos momentos de intimidad.

 

Tener siempre a mano el Spray HALITA®

Gracias a su formato resulta ideal  ya que te permite llevarlo encima para usarlo en cualquier momento de necesidad. Su cómoda aplicación en los lugares difícilmente alcanzables como las amígdalas y la parte posterior de la lengua, asegura un aliento seguro de forma inmediata. Además, su composición ayuda a que el mal olor no aparezca de nuevo. Por todo esto el Spray bucal HALITA® es una solución inmediata, práctica y efectiva.

Cómo conseguir un buen aliento inmediato

Si quieres saber más sobre el Spray HALITA®  entra aquí.

 

Realizar una higiene bucal  anti mal aliento tres veces al día.

Con el dentífrico y colutorio HALITA® tu habitual higiene bucal diaria se convertirá en un efectivo tratamiento contra el mal aliento. Son dos productos que conjuntamente acabarán con el mal aliento durante las siguientes horas a su aplicación debido a que incorporan en su formulación componentes indicados para ello. Un tratamiento imprescindible antes de una cita

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Si quieres saber más sobre el Dentífrico HALITA®  entra aquí o sobre el Colutorio entra aquí.

 

Limpiar también la lengua.

Según estudios, el 41% de los casos de mal aliento son de origen lingual, esto es debido a que en la lengua se acumulan la mayor parte de bacterias de tu boca. Por ese motivo para completar tu higiene bucal previa a una cita te recomendamos el uso del Limpiador Lingual HALITA®. Está específicamente diseñado para eliminar la película superficial de la lengua donde se acumulan  bacterias productoras de gases malolientes y restos de alimentos.

Si quieres saber más sobre el Limpiador Lingual HALITA®  entra aquí.

Los productos HALITA® te garantizarán la confianza que necesitas en tu aliento para que tus relaciones sentimentales no se vean afectadas.

¿Cómo afecta la edad en el mal aliento?

Mal aliento en personas mayores

La halitosis, también conocida como mal aliento, se define como el conjunto de olores desagradables que se emiten por la boca. Es un problema que puede afectar a 1 de cada 3 personas y aproximadamente en el 90% de los casos se origina en la boca.

Pero ¿por qué el mal aliento puede ser más común en personas de edad avanzada? Responder a esta pregunta es más fácil de lo que parece, solo debemos repasar cuales son los principales factores que provocan mal aliento para darnos cuenta que muchos de ellos pueden verse incrementados por el factor edad.

Causas del mal aliento en personas mayores:

  • Más posibilidad de sufrir enfermedades bucales

La caries, la gingivitis o la periodontitis son enfermedades muy prevalentes que provocan mal aliento, éstas son más comunes conforme la edad del paciente aumenta debido a un efecto acumulativo por el paso del tiempo.

  • Una boca seca puede producir mal aliento

La sequedad bucal es un trastorno que puede ser muy común en personas mayores y que tiene una relación directa con el mal aliento. A medida que aumenta la edad tanto la capacidad de segregación salival por parte de las  glándulas salivares puede verse disminuida como cambios en la composición. De esta forma las funciones propias de la saliva como la capacidad de lubricar y humedecer la boca se ven afectadas y hay más posibilidades de que se generen sustancias malolientes que no se disuelven por la saliva.

  • Aumento de la medicaciónmal aliento en edad adulta

Conforme aumenta la edad, el  consumo de medicamentos también puede aumentar en muchos casos y estos medicamentos pueden producir como efecto secundario boca seca, sobre todo sucede con los antidepresivos, antihistamínicos, antihipertensivos, ansiolíticos.

  • Más posibilidad de sufrir enfermedades

Determinadas enfermedades son causantes de mal aliento, sobretodo enfermedades sistémicas como la diabetes no controlada, también las enfermedades hepáticas y pulmonares. La edad avanzada aumenta las posibilidades de sufrir cualquiera de estas enfermedades. De todas formas este tipo de halitosis es extraoral ya que viene del aire expirado por los pulmones.

  • Salud dental

Por último, otra de las principales causas del mal aliento es el uso de prótesis mal ajustadas y mal higienizadas en personas mayores.

Si tú o alguien de tu entorno con edad avanzada tiene mal aliento, se debe acudir a la clínica dental para una revisión, halita para el mal aliento en personas mayoresdiagnóstico y tratamiento del mismo. Así mismo puedes  utilizar productos de farmacia como los de la gama HALITA® que ayudan a eliminarlo. El uso de los productos de la gama Halita supone un cuidado diario específico que ayuda a eliminar las bacterias acumuladas en la cavidad bucal productoras de las sustancias malolientes.

Si quieres saber más sobre el tratamiento HALITA® entra aquí.

Aprende a confiar en las distancias cortas

En nuestro día a día, siempre vivimos  situaciones cotidianas que suceden en las distancias cortas. Un saludo, una conversación, un abrazo, un beso, un susurro, una confidencia, una entrevista de trabajo… Esta cercanía implica una confianza hacia la otra persona,  porque supone  traspasar la  línea del espacio personal de cada uno, ya que la  distancia se acorta,  además de la confianza en uno mismo para llevar a cabo la acción de acercamiento.

Esta confianza en uno mismo puede verse debilitada por sufrir halitosis. El mal aliento afecta a la confianza de quien lo padece. Hace que la persona se muestre insegura, con miedos o vergüenza, limitando su libertad respecto a acciones en situaciones personales.

No se trata de casos aislados, ya que el 90% de la población está o ha estado alguna vez preocupada por su aliento y alrededor de un 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis en alguna ocasión, por lo que podemos considerar esta preocupación como un hecho real y normal. Un problema bastante común y que puede interferir de forma negativa en las relaciones interpersonales, tanto afectivas y sociales como también profesionales.

A diferencia de lo que se suele pensar, un 90% de los casos de halitosis son de origen oral. En este caso, es muy importante  diferenciar un mal aliento temporal debido a la ingesta de alimentos como el ajo, la cebolla, los picantes, así como el consumo de tabaco, alcohol, etc. con la halitosis oral patológica debida a otras enfermedades como las caries, gingivitis y periodontitis.  

La gama de productos Halita®, ha sido desarrollada específicamente para combatir el mal aliento, eliminando no enmascarando la halitosis oral, siendo  el primer tratamiento con eficacia científicamente  demostrada.

Con el uso diario de HALITA, podrás volver a recuperar la confianza en ti mismo y afrontar cualquier situación personal con total libertad, sin la necesidad de preocuparte   de tu aliento. ¡Confía en las distancias cortas!

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Si tienes problemas de mal aliento el uso diario de colutorios contra la halitosis es una de las soluciones más eficaces y recomendables. Pero no todos los colutorios están indicados para tratar el mal aliento y de los que sí lo están, no todos consiguen acabar con el problema de una forma definitiva.

Hay muchos tipos de colutorios en el mercado,  pero ¿cómo diferenciarlos?

  • Colutorios anticaries: combaten la caries y la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios para dientes y encías sensibles: previenen y ayudan a tratar las enfermedades relacionadas con las encías (como la gingivitis y/o periodontitis).
  • Colutorios antisépticos: reducen o ayudan a eliminar la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios blanqueadores: sirven para que los dientes se vuelvan más blancos o recuperen su color original.
  • Colutorios contra la halitosis: son los que nos ocupan en este artículo y deberían servir para eliminar la halitosis, comúnmente conocida como mal aliento.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Y decimos “deberían” porque la realidad no es esta, ya que en el mercado hay colutorios contra el mal aliento que lo único que consiguen es enmascarar el problema ofreciendo una solución temporal. Son refrescantes y suelen tener sabores y olores mentolados que producen una sensación agradable de frescor, pero no sirven como tratamiento para el mal aliento.

 

Es interesante destacar que en un 90% de los casos el origen del mal aliento está localizado en la boca, lo provocan diferentes bacterias alojadas en la cavidad bucal que producen gases malolientes llamados CVS (compuestos volátiles sulfurados) productores del mal olor. Por lo tanto, para acabar con él se deben eliminar las bacterias que lo causan y eso solo puede conseguirse con colutorios  específicamente formulados para ello como por ejemplo Halita®.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Halita® colutorio está avalado científicamente como fórmula de elección para el tratamiento y control de la halitosis oral. Es un colutorio sin alcohol formulado con principios activos específicos para acabar con los problemas de mal aliento de una forma definitiva: El Digluconato de Clorhexidina, antiséptico de referencia, controla el exceso de carga bacteriana y elimina las bacterias productoras de gases malolientes. El Cloruro de Cetilpiridinio actúa como antiséptico con actividad antibacteriana potenciando la acción de la Clorhexidina y ayudando a disminuir la cantidad de bacterias y en consecuencia la producción de gases malolientes. Y el Lactato de Zinc inactiva los gases malolientes consiguiendo que no se desprendan y que no produzcan efectos negativos en la cavidad bucal.

Así que si  crees que puedes padecer mal aliento y buscas un colutorio que trate el problema con Halita tienes una solución definitiva.

Más información del colutorio Halita aquí.

Día Mundial sin Tabaco

Día Mundial Sin Tabaco

El día mundial sin tabaco nos recuerda que el mal aliento o halitosis es una de las consecuencias perjudiciales de fumar.

¿Cuándo es el día mundial sin tabaco? 

Cada 31 de mayo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) promueve el Día Mundial sin Tabaco, dedicado a poner énfasis en los riesgos para la salud asociados con su consumo.

¿Cómo afecta el tabaco a nuestro aliento?  

  • El olor del tabaco y sus compontes (nicotina, alquitrán, etc.) se reparten por toda la boca: dientes, mucosa, lengua… provocando un mal aliento que el fumador puede no percibir como tal, ya que está acostumbrado a este olor.
  • El tabaco reseca la boca, impidiendo que la saliva realice sus funciones limpieza, regulación del pH de la boca, etc. La falta de saliva puede favorecer la proliferación de caries y otros problemas bucales, entre ellos la halitosis.
  • Esta sequedad también desencadena una irritación de las mucosas de la boca, aumentando la posibilidad de sufrir las incómodas aftas.
  • El tabaco puede enmascarar una halitosis causada por otros problemas orales o sistémicos.

La principal solución para acabar con el mal aliento provocado por el tabaco es, obviamente, dejar de fumar.

Revisiones periódicas en la clínica dental junto con una buena rutina de higiene bucodental con productos específicos ayudarán a combatir la halitosis.

¿Cómo afecta la halitosis a la calidad de vida?

Cómo afecta la halitosis a la calidad de vida

La halitosis es un problema muy común: afecta a 1 de cada 3 personas. Aun así, sigue siendo un tema tabú y en muchas ocasiones puede provocar problemas psicológicos en las personas que la padecen.

Y es que tener mal aliento puede afectar a la percepción que una persona tiene de ella misma. Su autoestima y la relación con los demás se pueden ver afectadas. Incluso en ciertas personas puede seguir ocasionando dificultades emocionales una vez ha desaparecido (halitofobia).

En primer lugar, es importante saber si realmente tenemos halitosis o es una percepción alterada de nuestro aliento (pseudohalitosis).  También es importante no confundir la halitosis con el mal aliento temporal causado por tomar un alimento en concreto (ajo, cebolla, etc.). Por eso, lo más recomendable es acudir al odontólogo ya que un 90% de las halitosis tienen origen oral. Por ello el odontólogo es el profesional que nos puede ayudar a resolver las dudas que tengamos al respecto y encontrar las causas que han provocado el mal aliento (enfermedades de las encías, acumulación de biofilm bucal, caries, etc.).

En la mayoría de los casos, la mejor manera de eliminar la halitosis es seguir una buena rutina de higiene bucodental con productos específicos:

  • Pasta de dientes con una formulación especial para la prevención del mal aliento.
  • Cintas y sedas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales para la limpieza interproximal.
  • Un colutorio con principios activos específicos que traten la halitosis oral.
  • Un limpiador lingual para la limpieza diaria de la lengua.

También hay buenos hábitos que podemos llevar a cabo como:

  • Limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal aliento (cebolla, ajo, etc.).
  • Beber mucha agua, para aumentar el flujo de saliva y refrescar la boca.
  • Evitar el alcohol y el tabaco.

¿Es contagiosa la halitosis?

¿Es contagiosa la halitosis?

La halitosis no es contagiosa. Los gases malolientes se originan independientemente en cada persona y pueden responder a distintos factores.

1 de cada 3 personas padece halitosis y en el 90% de los casos, ésta se produce en la boca. Sólo un 10% tiene origen en el estómago o en el área otorrinolaringológica.

La causa de la halitosis oral es la acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) en la cavidad bucal, especialmente en los espacios interproximales o en la lengua. Las bacterias generan compuestos sulfúricos volátiles (CSV), que se evaporan de forma rápida y son exhalados en el aliento

Si crees que tienes halitosis o conoces a alguien que la padezca, es importante que consultes a tu odontólogo para que te ayude a determinar la causa.

Aquí te damos algunos consejos de salud bucal diaria que te pueden ayudar a solucionarla:

  • Cepilla tus dientes después de cada comida y, especialmente, por la noche, ya que mientras dormimos, la secreción de saliva disminuye cae, reduciéndose a la vez la capacidad protectora que tiene ésta respecto al biofilm oral. dejando los dientes más expuestos al biofilm oral.
  • La eliminación del biofilm sobre la lengua es muy importante, porque es aquí donde se originan el 41% de los casos de mal aliento oral, así que completa tu higiene bucal diarialimpiando diariamente la lengua mediante el uso de un eliminarlo con el limpiador lingual.
  • Realiza la limpieza interproximal con hilo o seda dental, o con cepillos interproximales o irrigadores bucales.
  • Evita ingerir muy a menudo alimentos como el ajo, la cebolla o el café, que pueden favorecer el mal aliento e incrementa la ingesta de alimentos ricos en clorofila, ya que tienen una propiedad refrescante que ayuda a percibir una sensación más fresca en la boca.
  • Evita espaciar las comidas y come más frecuentemente.
  • Intenta reducir el alcohol y el tabaco.
  • Intenta beber abundante agua entre horas.

El mal aliento en los niños

Halitosis Infantil

El mal aliento infantil es una señal que no hay que pasar por alto, ya que puede ser el indicador de un problema que va más allá de una deficiente higiene bucal.

Las causas que originan la halitosis en niños pueden ser numerosas y tener origen en diferentes órganos o zonas del cuerpo.

Al detectar mal aliento en un niño, primero debemos fijarnos si duerme con la boca abierta o si respira por la boca porque tiene la nariz tapada: esto provoca que la boca se reseque y que las bacterias se reproduzcan más fácilmente.

En segundo lugar, comprobar si la causa es una caries o acumulación de restos de comida en la cavidad bucal. Para ello, es recomendable una visita al dentista que nos proporcione un correcto diagnóstico y, en caso de ser esta la causa, ayudar al niño a adoptar una rutina de limpieza bucal diaria.

Para que el niño lleve a cabo una correcta higiene de la boca, es importante que use un cepillo y una pasta de dientes específicos para niños de su edad. El cabezal del cepillo debe ser pequeño para que alcance a todas las zonas de la boca y debe cepillarse todos los dientes, por ambas caras y no olvidar cepillarse la lengua.

Si el examen odontológico descarta alteraciones bucales y el mal aliento persiste, puede que se trate de un trastorno orgánico como la acetona, la gastritis, un reflujo gástrico o una infección en las vías aéreas superiores –amigdalitis, faringitis, etc-. En este caso, se deberá consultar al pediatra, que será el responsable de hacer un diagnóstico adecuado y aplicar el tratamiento correcto.

¿Afectan las estaciones del año al mal aliento?

Afectan las estaciones de año al mal aliento

Hay diferentes causas por las que la halitosis aparece. La mayoría no tienen que ver con el cambio estacional, como son la acumulación de la placa bacteriana, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales, etc. Son los mismos cambios de hábitos producidos por las estaciones del año las que pueden afectar al aliento.

En verano, la sequedad bucal y la insuficiencia en la ingesta de líquidos pueden ser las responsables del mal aliento, por lo que es importante hidratarse debidamente y con frecuencia. Beber agua a menudo no solo ayuda con la halitosis, sino también es importante para mantener la piel bien hidratada.

En invierno, la gripe y la tos pueden provocar también halitosis. Los principales motivos son las secreciones de mocos y la sequedad bucal producida por la tos. En estos casos se puede  limpiar la nariz con preparados de agua marina y, a su vez, hidratar el cuerpo para diluir la mucosidad.

Resumiendo, la época del año no tiene por qué afectar al mal aliento si se siguen estas recomendaciones, no se descuida la ingesta de líquidos, se mantiene una higiene bucal adecuada y se usan, si se necesitan, productos específicos para eliminar el mal aliento.

Halitosis psicológica

Halitosis psicológica

El problema de la halitosis, es una condición que afecta una gran parte de la población, y cualquiera puede padecerlo, independientemente de su edad y sexo.

Sufrir este trastorno puede afectar la percepción que una persona tiene de ella misma, y también la que los demás tienen de ella. Esto puede ocasionar un problema psicológico para las personas que tienen mal aliento, especialmente en una sociedad en la que un olor fuerte y desagradable procedente de otra persona se asocia a una falta de higiene.

Evaluarse el olor del aliento uno mismo es la peor manera de saber si se sufre halitosis. Muchas veces, la autopercepción del mal sabor o de la sequedad bucal puede llevar a pensar al individuo que sufre halitosis, cuando en realidad no es así. Estos son algunos de los casos más frecuentes que se han dado:

  • La pseudohalitosis sucede cuando la persona no tiene mal aliento, pero lo cree firmemente por diferentes causas.
  • La halitofobia puede afectar a los pacientes que han tenido anteriormente halitosis y tienen miedo de volver a sufrirla. Es por esto que están obcecados en que se les ha vuelto a ocasionar el problema.

En ambos casos, estamos hablando trastornos con un alto componente psicológico, por lo que si la manía persiste, lo mejor es acudir a un psicólogo.

La mejor manera de comprobar si realmente se sufre mal aliento es acudir al odontólogo para tratar el problema con productos específicos para tratar el mal aliento. Además, una manera de prevenir esta condición bucal es el cuidado de los hábitos de higiene bucal, y también intentar llevar una alimentación adecuada.