Blog

¿Cómo afecta la halitosis a la calidad de vida?

halita calidad de vida

La halitosis es un problema muy común: afecta a 1 de cada 3 personas. Aun así, sigue siendo un tema tabú y en muchas ocasiones puede provocar problemas psicológicos en las personas que la padecen.

Y es que tener mal aliento puede afectar a la percepción que una persona tiene de ella misma. Su autoestima y la relación con los demás se pueden ver afectadas. Incluso en ciertas personas puede seguir ocasionando dificultades emocionales una vez ha desaparecido (halitofobia).

En primer lugar, es importante saber si realmente tenemos halitosis o es una percepción alterada de nuestro aliento (pseudohalitosis).  También es importante no confundir la halitosis con el mal aliento temporal causado por tomar un alimento en concreto (ajo, cebolla, etc.). Por eso, lo más recomendable es acudir al odontólogo ya que un 90% de las halitosis tienen origen oral. Por ello el odontólogo es el profesional que nos puede ayudar a resolver las dudas que tengamos al respecto y encontrar las causas que han provocado el mal aliento (enfermedades de las encías, acumulación de biofilm bucal, caries, etc.).

En la mayoría de los casos, la mejor manera de eliminar la halitosis es seguir una buena rutina de higiene bucodental con productos específicos:

  • Pasta de dientes con una formulación especial para la prevención del mal aliento.
  • Cintas y sedas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales para la limpieza interproximal.
  • Un colutorio con principios activos específicos que traten la halitosis oral.
  • Un limpiador lingual para la limpieza diaria de la lengua.

También hay buenos hábitos que podemos llevar a cabo como:

  • Limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal aliento (cebolla, ajo, etc.).
  • Beber mucha agua, para aumentar el flujo de saliva y refrescar la boca.
  • Evitar el alcohol y el tabaco.

Cómo evitar el mal aliento en 5 pasos

Cómo evitar mal aliento

La halitosis es el conjunto de olores desagradables que se originan en la gran mayoría de los casos en la cavidad bucal. El mal aliento se debe principalmente alas enfermedades de las encías y al acúmulo de biofilm (placa bacteriana) en la lengua. En ocasiones puede estar relacionado con otras patologías como y a otros problemas bucales la caries. Es importante no confundirlo con el mal aliento temporal producido por toma de determinados alimentos, épocas de ayuno, etc. Quienes lo padecen sienten incomodidad y buscan acabar con este problema.

A continuación os explicamos cómo evitar el mal aliento temporal con estos sencillos consejos:

  1. Mantener una correcta higiene bucal diaria, que elimine el biofilm (placa bacteriana) que se acumula en la cavidad bucal, lo que incluye un cepillado dental con una pasta dentífrica específica junto con la limpieza interproximal mediante el uso de sedas y cintas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales. .Se debe completar con un colutorio específico para la halitosis. Sin olvidar la limpieza dr la  lengua, en la que se acumulan bacterias y que tendemos a olvidar en nuestra rutina diaria de higiene bucal mediante el uso de un limpiador lingual.
  2. Seguir una dieta equilibrada. El estado de sequedad bucal juega un papel relativamente importante en la halitosis, por lo que se aconseja consumir alimentos que estimulen la producción de saliva. El ácido cítrico, que encontramos en las naranjas, las mandarinas y el limón, es un potente estimulador de la secreción salival. El yogur natural también ayuda a reducir los gases presentes en la boca, causantes del mal aliento.
  3. Reducir la ingesta de alimentos de sabores fuertes que alteren el olor de la boca ,como el café, la cebolla o el ajo, tanto al momento de tomarlos como en las horas posteriores.
  4. Evitar el alcohol y el tabaco. No solo son nocivos para nuestra salud, sino que además resecan la boca y son culpables del mal aliento temporal.
  5. Beber mucha agua. Una de las causas del mal aliento es la sequedad bucal, por lo que beber abundante agua no solo será positivo para tu salud en general, sino que te ayudará a aumentar el flujo de saliva y a mantener una boca fresca.

La mejor forma de comprobar si se sufre de halitosis o mal aliento es acudir al odontólogo para que pueda establecer un correcto diagnóstico y un tratamiento adecuado.

 

¿Es contagiosa la halitosis?

¿Es contagiosa la halitosis?

La halitosis no es contagiosa. Los gases malolientes se originan independientemente en cada persona y pueden responder a distintos factores.

1 de cada 3 personas padece halitosis y en el 90% de los casos, ésta se produce en la boca. Sólo un 10% tiene origen en el estómago o en el área otorrinolaringológica.

La causa de la halitosis oral es la acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) en la cavidad bucal, especialmente en los espacios interproximales o en la lengua. Las bacterias generan compuestos sulfúricos volátiles (CSV), que se evaporan de forma rápida y son exhalados en el aliento

Si crees que tienes halitosis o conoces a alguien que la padezca, es importante que consultes a tu odontólogo para que te ayude a determinar la causa.

Aquí te damos algunos consejos de salud bucal diaria que te pueden ayudar a solucionarla:

  • Cepilla tus dientes después de cada comida y, especialmente, por la noche, ya que mientras dormimos, la secreción de saliva disminuye cae, reduciéndose a la vez la capacidad protectora que tiene ésta respecto al biofilm oral. dejando los dientes más expuestos al biofilm oral.
  • La eliminación del biofilm sobre la lengua es muy importante, porque es aquí donde se originan el 41% de los casos de mal aliento oral, así que completa tu higiene bucal diarialimpiando diariamente la lengua mediante el uso de un eliminarlo con el limpiador lingual.
  • Realiza la limpieza interproximal con hilo o seda dental, o con cepillos interproximales o irrigadores bucales.
  • Evita ingerir muy a menudo alimentos como el ajo, la cebolla o el café, que pueden favorecer el mal aliento e incrementa la ingesta de alimentos ricos en clorofila, ya que tienen una propiedad refrescante que ayuda a percibir una sensación más fresca en la boca.
  • Evita espaciar las comidas y come más frecuentemente.
  • Intenta reducir el alcohol y el tabaco.
  • Intenta beber abundante agua entre horas.

Evitar la halitosis, ¿es posible?

shutterstock_255678715_1

Los motivos de aparición de la halitosis son variados.  Tienen que ver con la acumulación de biofilm bucal, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales… pero, ¿cómo podemos evitar la aparición del mal aliento?

Higiene bucal diaria

El biofilm oral es una formación bacteriana que se adhiere a los tejidos orales y que puede ocasionar diversas enfermedades y/o condiciones bucales, entre ellas, la halitosis. Para mantener el biofilm bajo control, es importante realizar una correcta higiene diaria: cepillarse los dientes con una pasta específica tras cada comida o un mínimo 2 veces al día, durante 2 minutos, sin olvidarse de eliminar el biofilm bucal que se acumula entre los dientes. Para eliminar este biofilm es necesario el uso de sedas o cintas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales tras el cepillado dental.

También es importante limpiar bien la lengua. Muchas veces no le prestamos la atención adecuada y es interesante saber que se acumulan sobre la capa superficial de la lengua bacterias que contribuyen a la producción de compuestos de sulfuro volátiles causantes el mal olor.  Es por ello que la limpieza de la lengua debe formar parte de la rutina diaria de higiene bucal.

A nivel alimentario

Limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal aliento, como la cebolla y el ajo. Cuando la boca se seca debido a una disminución de saliva, las bacterias se acumulan en la lengua y se origina el mal aliento. Para evitarlo, debes hidratar tu boca y ciertos alimentos, como los cítricos, pueden ayudarte a hacerlo. Beber agua con frecuencia y mascar chicle sin azúcar también favorece la salivación.

Come con frecuencia, ya que el ayuno provoca y potencia la halitosis. Saltarse una comida o seguir dietas hipocalóricas aumenta las probabilidades de tener mal aliento ya que no permites que la saliva (durante la masticación y deglución) realice su función natural de limpieza.

Problemas estomacales

El 10% de las halitosis provienen de este tipo de problemas o derivado de alguna patología en el área otorrinolaringológica u otras patologías sistémicas. Si padeces un problema de este tipo, consulta con tu médico para un tratamiento adecuado y así evita la halitosis.

El mal aliento en los niños

shutterstock_152858147

El mal aliento infantil es una señal que no hay que pasar por alto, ya que puede ser el indicador de un problema que va más allá de una deficiente higiene bucal. Las causas que originan la halitosis en niños pueden ser numerosas y tener origen en diferentes órganos o zonas del cuerpo.

Al detectar mal aliento en un niño, primero debemos fijarnos si duerme con la boca abierta o si respira por la boca porque tiene la nariz tapada: esto provoca que la boca se reseque y que las bacterias se reproduzcan más fácilmente. En segundo lugar, comprobar si la causa es una caries o acumulación de restos de comida en la cavidad bucal. Para ello, es recomendable una visita al dentista que nos proporcione un correcto diagnóstico y, en caso de ser esta la causa, ayudar al niño a adoptar una rutina de limpieza bucal diaria.

Para que el niño lleve a cabo una correcta higiene de la boca, es importante que use un cepillo y una pasta de dientes específicos para niños de su edad. El cabezal del cepillo debe ser pequeño para que alcance a todas las zonas de la boca y debe cepillarse todos los dientes, por ambas caras y no olvidar cepillarse la lengua.

Si el examen odontológico descarta alteraciones bucales y el mal aliento persiste, puede que se trate de un trastorno orgánico como la acetona, la gastritis, un reflujo gástrico o una infección en las vías aéreas superiores –amigdalitis, faringitis, etc-. En este caso, se deberá consultar al pediatra, que será el responsable de hacer un diagnóstico adecuado y aplicar el tratamiento correcto.