Blog

Receta: ensalada fresca contra el mal aliento

Ensalada fresca contra el mal aliento

Tomar alimentos ricos en clorofila con propiedades refrescantes y aquellos que estimulan la producción de saliva como, por ejemplo, quesos curados y frutas, puede ayudarte a mantener un buen aliento durante todo el año, especialmente en verano. Y es que es durante esta época cuando la sequedad bucal y una insuficiente ingesta de líquidos pueden propiciar la aparición de mal aliento temporal. Para evitarlo, es necesario hidratarse correcta y frecuentemente, bebiendo agua y tomando alimentos frescos, sobre todo vegetales y frutas de temporada.

En este sentido, una buena ensalada no solo nos ayudará a la hora de hidratar nuestro organismo y proporcionarle el aporte de vitaminas y minerales que necesita para hacer frente a las altas temperaturas sino que beneficiará, también, nuestro aliento.

Ingredientes

  • Mezcla de brotes verdes (rúcula, espinacas frescas, escarola…).
  • Una manzana.
  • Un tomate.
  • Un puñado de nueces peladas.
  • Queso curado.
  • Aliño: aceite de oliva virgen extra o zumo de limón.

 

Otros alimentos para combatir el mal aliento

  • El melón y la sandía son frutas de temporada que por su alto contenido en agua, ayudan a hidratar la cavidad bucal, muy recomendables durante la época estival.
  • Los cítricos son alimentos muy refrescantes que pueden conseguir neutralizar parte del mal olor.
  • El yogur natural puede ayudarte a reducir los gases causantes del mal aliento.

En cambio, deberíamos evitar el consumo de café, cebolla y ajo, y en general alimentos de olor fuerte. También es necesario que tengas en cuenta que saltarse una comida o algunas dietas hipocalóricas pueden provocar halitosis, ya que se disminuye la secreción salival al reducir la ingesta de alimentos porque se deja de realizar la acción de masticación y deglución.

Finalmente, recuerda mantener una correcta higiene bucodental con productos específicos y acude a tu odontólogo para determinar el origen del mal aliento si éste persiste, ya que si existe una patología, el mal aliento no se solucionará hasta que se trate su origen.

Comidas veraniegas para combatir el mal aliento

¿Por qué padezco halitosis? Son muchos los factores que pueden provocar el mal aliento, desde una incorrecta higiene bucal hasta ciertas enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, incluso, el consumo de determinados alimentos.

Para terminar con este mal, los expertos recomiendan beber mucha agua para evitar tener la boca seca y seguir unas pautas de higiene bucal completa que incluyan un adecuado cepillado de los dientes, sin olvidar la limpieza de la lengua.

Sin embargo, la alimentación también juega un papel importante. De la misma manera que se recomienda no tomar alimentos de sabores fuertes que alteren el olor de la boca como el café, el alcohol o el ajo, hay alimentos frescos, típicos del verano, que pueden ayudar a evitar el mal aliento temporal. Estos son:

– Las frutas como la manzana, la pera, el melón y la sandía. Tomar estos alimentos aumenta la generación de saliva, encargada de regular las bacterias que residen en la boca.

– El limón es enemigo del mal aliento. Se trata de un alimento muy refrescante que puede conseguir neutralizar en parte el mal olor.

– El yogur natural ayuda a reducir los gases (sulfuro de hidrógeno y metilmercaptano) presentes en la boca y causantes del mal aliento.

Desde Halita te recomendamos preparar ensaladas verdes con frutas, un plato perfecto para la llegada del calor que te ayudará a tener la boca fresca y sin mal aliento. ¡Pruébalo!

Si aún así, el mal aliento persiste, acude a tu odontólogo para que determine el origen de la halitosis y te ayude a solucionar el problema.

Halitosis psicológica

Halitosis psicológica

El problema de la halitosis, es una condición que afecta una gran parte de la población, y cualquiera puede padecerlo, independientemente de su edad y sexo.

Sufrir este trastorno puede afectar la percepción que una persona tiene de ella misma, y también la que los demás tienen de ella. Esto puede ocasionar un problema psicológico para las personas que tienen mal aliento, especialmente en una sociedad en la que un olor fuerte y desagradable procedente de otra persona se asocia a una falta de higiene.

Evaluarse el olor del aliento uno mismo es la peor manera de saber si se sufre halitosis. Muchas veces, la autopercepción del mal sabor o de la sequedad bucal puede llevar a pensar al individuo que sufre halitosis, cuando en realidad no es así. Estos son algunos de los casos más frecuentes que se han dado:

  • La pseudohalitosis sucede cuando la persona no tiene mal aliento, pero lo cree firmemente por diferentes causas.
  • La halitofobia puede afectar a los pacientes que han tenido anteriormente halitosis y tienen miedo de volver a sufrirla. Es por esto que están obcecados en que se les ha vuelto a ocasionar el problema.

En ambos casos, estamos hablando trastornos con un alto componente psicológico, por lo que si la manía persiste, lo mejor es acudir a un psicólogo.

La mejor manera de comprobar si realmente se sufre mal aliento es acudir al odontólogo para tratar el problema con productos específicos para tratar el mal aliento. Además, una manera de prevenir esta condición bucal es el cuidado de los hábitos de higiene bucal, y también intentar llevar una alimentación adecuada.