Blog

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Si tienes problemas de mal aliento el uso diario de colutorios contra la halitosis es una de las soluciones más eficaces y recomendables. Pero no todos los colutorios están indicados para tratar el mal aliento y de los que sí lo están, no todos consiguen acabar con el problema de una forma definitiva.

Hay muchos tipos de colutorios en el mercado,  pero ¿cómo diferenciarlos?

  • Colutorios anticaries: combaten la caries y la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios para dientes y encías sensibles: previenen y ayudan a tratar las enfermedades relacionadas con las encías (como la gingivitis y/o periodontitis).
  • Colutorios antisépticos: reducen o ayudan a eliminar la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios blanqueadores: sirven para que los dientes se vuelvan más blancos o recuperen su color original.
  • Colutorios contra la halitosis: son los que nos ocupan en este artículo y deberían servir para eliminar la halitosis, comúnmente conocida como mal aliento.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Y decimos “deberían” porque la realidad no es esta, ya que en el mercado hay colutorios contra el mal aliento que lo único que consiguen es enmascarar el problema ofreciendo una solución temporal. Son refrescantes y suelen tener sabores y olores mentolados que producen una sensación agradable de frescor, pero no sirven como tratamiento para el mal aliento.

 

Es interesante destacar que en un 90% de los casos el origen del mal aliento está localizado en la boca, lo provocan diferentes bacterias alojadas en la cavidad bucal que producen gases malolientes llamados CVS (compuestos volátiles sulfurados) productores del mal olor. Por lo tanto, para acabar con él se deben eliminar las bacterias que lo causan y eso solo puede conseguirse con colutorios  específicamente formulados para ello como por ejemplo Halita®.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Halita® colutorio está avalado científicamente como fórmula de elección para el tratamiento y control de la halitosis oral. Es un colutorio sin alcohol formulado con principios activos específicos para acabar con los problemas de mal aliento de una forma definitiva: El Digluconato de Clorhexidina, antiséptico de referencia, controla el exceso de carga bacteriana y elimina las bacterias productoras de gases malolientes. El Cloruro de Cetilpiridinio actúa como antiséptico con actividad antibacteriana potenciando la acción de la Clorhexidina y ayudando a disminuir la cantidad de bacterias y en consecuencia la producción de gases malolientes. Y el Lactato de Zinc inactiva los gases malolientes consiguiendo que no se desprendan y que no produzcan efectos negativos en la cavidad bucal.

Así que si  crees que puedes padecer mal aliento y buscas un colutorio que trate el problema con Halita tienes una solución definitiva.

Más información del colutorio Halita aquí.

Evitar la halitosis, ¿es posible?

Los motivos de aparición de la halitosis son variados.  Tienen que ver con la acumulación de biofilm bucal, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales… pero, ¿cómo podemos evitar la aparición del mal aliento?

Higiene bucal diaria

El biofilm oral es una formación bacteriana que se adhiere a los tejidos orales y que puede ocasionar diversas enfermedades y/o condiciones bucales, entre ellas, la halitosis. Para mantener el biofilm bajo control, es importante realizar una correcta higiene diaria: cepillarse los dientes con una pasta específica tras cada comida o un mínimo 2 veces al día, durante 2 minutos, sin olvidarse de eliminar el biofilm bucal que se acumula entre los dientes. Para eliminar este biofilm es necesario el uso de sedas o cintas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales tras el cepillado dental.

También es importante limpiar bien la lengua. Muchas veces no le prestamos la atención adecuada y es interesante saber que se acumulan sobre la capa superficial de la lengua bacterias que contribuyen a la producción de compuestos de sulfuro volátiles causantes el mal olor.  Es por ello que la limpieza de la lengua debe formar parte de la rutina diaria de higiene bucal.

A nivel alimentario

Limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal aliento, como la cebolla y el ajo. Cuando la boca se seca debido a una disminución de saliva, las bacterias se acumulan en la lengua y se origina el mal aliento. Para evitarlo, debes hidratar tu boca y ciertos alimentos, como los cítricos, pueden ayudarte a hacerlo. Beber agua con frecuencia y mascar chicle sin azúcar también favorece la salivación.

Come con frecuencia, ya que el ayuno provoca y potencia la halitosis. Saltarse una comida o seguir dietas hipocalóricas aumenta las probabilidades de tener mal aliento ya que no permites que la saliva (durante la masticación y deglución) realice su función natural de limpieza.

Problemas estomacales

El 10% de las halitosis provienen de este tipo de problemas o derivado de alguna patología en el área otorrinolaringológica u otras patologías sistémicas. Si padeces un problema de este tipo, consulta con tu médico para un tratamiento adecuado y así evita la halitosis.