Blog

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Si tienes problemas de mal aliento el uso diario de colutorios contra la halitosis es una de las soluciones más eficaces y recomendables. Pero no todos los colutorios están indicados para tratar el mal aliento y de los que sí lo están, no todos consiguen acabar con el problema de una forma definitiva.

Hay muchos tipos de colutorios en el mercado,  pero ¿cómo diferenciarlos?

  • Colutorios anticaries: combaten la caries y la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios para dientes y encías sensibles: previenen y ayudan a tratar las enfermedades relacionadas con las encías (como la gingivitis y/o periodontitis).
  • Colutorios antisépticos: reducen o ayudan a eliminar la placa bacteriana (biofilm bucal).
  • Colutorios blanqueadores: sirven para que los dientes se vuelvan más blancos o recuperen su color original.
  • Colutorios contra la halitosis: son los que nos ocupan en este artículo y deberían servir para eliminar la halitosis, comúnmente conocida como mal aliento.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Y decimos “deberían” porque la realidad no es esta, ya que en el mercado hay colutorios contra el mal aliento que lo único que consiguen es enmascarar el problema ofreciendo una solución temporal. Son refrescantes y suelen tener sabores y olores mentolados que producen una sensación agradable de frescor, pero no sirven como tratamiento para el mal aliento.

 

Es interesante destacar que en un 90% de los casos el origen del mal aliento está localizado en la boca, lo provocan diferentes bacterias alojadas en la cavidad bucal que producen gases malolientes llamados CVS (compuestos volátiles sulfurados) productores del mal olor. Por lo tanto, para acabar con él se deben eliminar las bacterias que lo causan y eso solo puede conseguirse con colutorios  específicamente formulados para ello como por ejemplo Halita®.

La diferencia entre enmascarar el mal aliento y eliminarlo

Halita® colutorio está avalado científicamente como fórmula de elección para el tratamiento y control de la halitosis oral. Es un colutorio sin alcohol formulado con principios activos específicos para acabar con los problemas de mal aliento de una forma definitiva: El Digluconato de Clorhexidina, antiséptico de referencia, controla el exceso de carga bacteriana y elimina las bacterias productoras de gases malolientes. El Cloruro de Cetilpiridinio actúa como antiséptico con actividad antibacteriana potenciando la acción de la Clorhexidina y ayudando a disminuir la cantidad de bacterias y en consecuencia la producción de gases malolientes. Y el Lactato de Zinc inactiva los gases malolientes consiguiendo que no se desprendan y que no produzcan efectos negativos en la cavidad bucal.

Así que si  crees que puedes padecer mal aliento y buscas un colutorio que trate el problema con Halita tienes una solución definitiva.

Más información del colutorio Halita aquí.

Evitar la halitosis, ¿es posible?

Los motivos de aparición de la halitosis son variados.  Tienen que ver con la acumulación de biofilm bucal, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales… pero, ¿cómo podemos evitar la aparición del mal aliento?

Higiene bucal diaria

El biofilm oral es una formación bacteriana que se adhiere a los tejidos orales y que puede ocasionar diversas enfermedades y/o condiciones bucales, entre ellas, la halitosis. Para mantener el biofilm bajo control, es importante realizar una correcta higiene diaria: cepillarse los dientes con una pasta específica tras cada comida o un mínimo 2 veces al día, durante 2 minutos, sin olvidarse de eliminar el biofilm bucal que se acumula entre los dientes. Para eliminar este biofilm es necesario el uso de sedas o cintas dentales, cepillos interproximales o irrigadores bucales tras el cepillado dental.

También es importante limpiar bien la lengua. Muchas veces no le prestamos la atención adecuada y es interesante saber que se acumulan sobre la capa superficial de la lengua bacterias que contribuyen a la producción de compuestos de sulfuro volátiles causantes el mal olor.  Es por ello que la limpieza de la lengua debe formar parte de la rutina diaria de higiene bucal.

A nivel alimentario

Limitar el consumo de alimentos que favorecen el mal aliento, como la cebolla y el ajo. Cuando la boca se seca debido a una disminución de saliva, las bacterias se acumulan en la lengua y se origina el mal aliento. Para evitarlo, debes hidratar tu boca y ciertos alimentos, como los cítricos, pueden ayudarte a hacerlo. Beber agua con frecuencia y mascar chicle sin azúcar también favorece la salivación.

Come con frecuencia, ya que el ayuno provoca y potencia la halitosis. Saltarse una comida o seguir dietas hipocalóricas aumenta las probabilidades de tener mal aliento ya que no permites que la saliva (durante la masticación y deglución) realice su función natural de limpieza.

Problemas estomacales

El 10% de las halitosis provienen de este tipo de problemas o derivado de alguna patología en el área otorrinolaringológica u otras patologías sistémicas. Si padeces un problema de este tipo, consulta con tu médico para un tratamiento adecuado y así evita la halitosis.

¿Afectan las estaciones del año al mal aliento?

Afectan las estaciones de año al mal aliento

Hay diferentes causas por las que la halitosis aparece. La mayoría no tienen que ver con el cambio estacional, como son la acumulación de la placa bacteriana, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales, etc. Son los mismos cambios de hábitos producidos por las estaciones del año las que pueden afectar al aliento.

En verano, la sequedad bucal y la insuficiencia en la ingesta de líquidos pueden ser las responsables del mal aliento, por lo que es importante hidratarse debidamente y con frecuencia. Beber agua a menudo no solo ayuda con la halitosis, sino también es importante para mantener la piel bien hidratada.

En invierno, la gripe y la tos pueden provocar también halitosis. Los principales motivos son las secreciones de mocos y la sequedad bucal producida por la tos. En estos casos se puede  limpiar la nariz con preparados de agua marina y, a su vez, hidratar el cuerpo para diluir la mucosidad.

Resumiendo, la época del año no tiene por qué afectar al mal aliento si se siguen estas recomendaciones, no se descuida la ingesta de líquidos, se mantiene una higiene bucal adecuada y se usan, si se necesitan, productos específicos para eliminar el mal aliento.

¿Funcionan los sprays para el mal aliento?

Spray-mal-aliento

En la boca se acumulan una gran cantidad de bacterias que pueden provocar mal aliento. Para combatir la aparición de halitosis y mantener un aliento fresco, debes incorporar en tu rutina una serie de hábitos que te ayudarán a mantener una buena salud bucal.

Lavarte los dientes a diario con productos específicos y utilizar un limpiador lingual que elimine el biofilm oral (placa bacteriana) que reside en la lengua son algunas acciones que podrán ayudarte. Otra herramienta son los sprays para el mal aliento.

Sprays para el mal aliento

Los sprays orales son muy útiles como complemento al uso de colutorios por su cómoda aplicación y su efecto inmediato. Además, nos permiten acceder a lugares poco alcanzables como son las amígdalas y la parte posterior de la lengua. El formato en spray permitirá hacer un uso del producto a cualquier hora de una forma discreta y en cualquier lugar.

¡Consigue un spray oral y disfruta de un aliento fresco y agradable!

Consejos para combatir el mal aliento a través de la alimentación

Consejos para combatir el mal aliento a través de la alimentación

¿Has sufrido halitosis en algún momento de tu vida? La halitosis temporal o el mal aliento es un problema que se asocia a la acción de las bacterias localizadas en la lengua y en la cavidad bucal. Estas bacterias desprenden gases al metabolizar los restos de alimentos y otras sustancias presentes en la boca.

Determinados alimentos como el ajo, la cebolla o el café pueden favorecer el mal aliento. Incluso ciertos tipos de alimentación pueden provocar halitosis temporal.

Sin embargo, el mal aliento puede combatirse con una higiene bucal correcta y una alimentación adecuada..

Para ello te recomendamos seguir los siguientes hábitos:

– Toma alimentos que estimulen la producción de saliva: Cuando la boca se seca debido a una disminución de saliva, ésta no puede regular la acumulación de bacterias en la lengua por lo que se origina el mal aliento. Para evitarlo debes hidratar tu boca y ciertos alimentos, como los cítricos, pueden ayudarte a estimular la secreción de saliva.

– Incrementa la ingesta de alimentos ricos en clorofila: La clorofila tiene una propiedad refrescante que ayuda a percibir una sensación más fresca en la boca.

– Consume té verde: Un remedio natural perfecto para inhibir la halitosis es el té verde. Esta infusión contiene muchos antioxidantes que ayudarán a controlar y regular la acumulación de bacterias en la cavidad oral.

– Bebe mucha agua: Una correcta hidratación te ayudará a estimular la secreción salival.

– Come con frecuencia: Estar en ayuno puede potenciar la halitosis. Saltarse una comida o seguir dietas hipocalóricas aumenta las probabilidades tener mal aliento ya que no permites que la saliva (durante la masticación y deglución) realice su función natural de limpieza.

Para que te hagas una idea de cómo puedes cuidar tu salud bucal a través de la alimentación, te recomendamos consultar esta infografía de DENTAID con consejos interesantes.

Y recuerda ¡cuidando tu alimentación, también cuidas tu salud bucal!

El 90% de la Halitosis se genera en la boca

Halitosis

¿Sabías que el 90% de los casos de Halitosis se originan en la boca? Solo un 10% tienen origen en el estómago o en el área otorrinolaringológica. La Halitosis oral se origina con la acumulación de Biofilm Oral en los espacios interproximales o en la lengua.

La eliminación del Biofilm Oral (placa bacteriana) sobre la lengua es de vital importancia, porque es aquí donde se originan el 41% de los casos de mal aliento oral. Por eso recomendamos utilizar un limpiador lingual como complemento ideal del cepillado diario.

Pero… ¿Se puede combatir la Halitosis? ¡Sí! El tratamiento para eliminarla radica en la combinación de hábitos diarios de higiene bucal con productos que ataquen el problema de raíz.

El mal aliento afecta a 1 de cada 3 personas, así que si crees que tienes Halitosis o conoces a alguien que la padezca, compartimos contigo algunos consejos de salud bucal diaria que te ayudarán a solucionarla:

  1. Cepilla tus dientes por la mañana, después de cada comida y antes de acostarte.
  2. Elimina diariamente el Biofilm Oral formado sobre la lengua con el limpiador lingual Halita.
  3. Ten presente la limpieza interproximal con sedas y cintas dentales o con cepillos interproximales.
  4. Realiza comidas escasas y menos espaciadas.
  5. Reduce o elimina el consumo de café, alcohol y tabaco.
  6. Bebe agua entre horas.
  7. Reduce el estrés.

La Halitosis suele provocar falta de confianza, baja autoestima y afectar a las relaciones personales, pero con el diagnóstico de un profesional de la Salud Bucal y un tratamiento adecuado se puede mejorar la calidad de vida de quienes sufren esta patología.

 

I Simposio Europeo de Halitosis

post-halita-2

El 90% de la población está preocupado por su aliento. Tener una boca sana y fresca es algo que cada vez preocupa más. De hecho, se ha comprobado que el mal aliento inquieta, al menos, a un tercio de la sociedad española. Por ello, el 2 de marzo se celebra en Madrid el I Simposio Europeo SEPA de Halitosis.

Este encuentro europeo está patrocinado por HALITA®, el primer tratamiento científico para el control de la halitosis oral. El Simposio contará con la participación de doctores de recocido prestigio en el mundo de la halitosis, que con información actualizada y a través de su experiencia, darán consejos para el diagnóstico y tratamiento de la Halitosis; así como técnicas para ayudar al paciente en su higiene bucal diaria.

Sabemos que la boca es la puerta de entrada a muchas infecciones, y en ella las bacterias encuentran las condiciones perfectas para su desarrollo. Es por esto que los profesionales hacen tanto hincapié en la importancia de mantenerla sana ¡y sin mal aliento!

La Lengua también cuenta

main_blog_1

La lengua juega un papel muy importante en la producción del mal aliento. El dorso lingual constituye un nicho ecológico único que favorece la acumulación de bacterias y sustratos proteicos creándose sobre ella una capa visible blanca-amarillenta, conocida como cubrimiento lingual. Esta capa tiene una relación directa con el grado de halitosis: cuanto más espesa es, peores son los olores que se desprenden.

Continúa leyendo La Lengua también cuenta

El tratamiento científico

main_blog_3

La halitosis se define como el conjunto de olores desagradables u ofensivos que provienen de la cavidad oral. Se conoce que en el 90% de los casos el origen de este mal olor está en la boca. En el 10% restante se relaciona principalmente con patologías otorrinolaringológicas y, en un mínimo porcentaje, con otras enfermedades sistémicas.

La halitosis de origen oral, en un 60% de los casos, está asociada con algún tipo de patlogía periodontal, principalmente gingivitis y periodontitis. El mal olor procedente de la cavidad oral se debe al metabolismo proteico de las bacterias, localizadas principalmente en el dorso de la lengua, en el surco gingival y en la bolsa periodontal, que producen compuestos sulfurados volátiles mal olientes.

Cuando se detecte cualquier indicio, se recomienda acudir rápidamente a la clínica dental. El profesional del área odontológica será el encargado de poner en práctica el protocolo clínico a seguir para un tratamiento científico de la halitosis. Éste se centrará, desde un primer momento, en corregir cualquier patología oral presente: caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones desbordantes, gingivitis (limpieza y pulido dental profesional) y periodontitis mediante raspado y alisado radicular.

Además, esta práctica deberá ir acompañada de unas pautas de higiene oral (que incluirán desde instrucciones de cepillado y de limpieza de los espacios interdentales con seda dental o con cepillos intedentales, hasta el uso de un raspador lingual dos veces al día).

Tras una completa evaluación de la historia médica, bucal y de la halitosis mediante un cuestionario y de realizar una exploración oral y lingual, el profesional realizará una evaluación organoléptica del olor desprendido o una detección de los compuestos sulfurados volátiles mediante el uso de aparatología específica (Halimeter u Oral ChromaTM).

Una vez identificada la existencia del problema, es cuando se pone en marcha el tratamiento científico propiamente dicho. Este estará orientado a reducir la presencia de bacterias y sustratos por medios mecánicos (mejorando la limpieza bucal y lingual con cepillos y sedas dentales) y químicos (con colutorios específicos).

El uso de un colutorio específico dos veces al día, en forma de gargarismos, alcanzará la parte posterior del dorso lingual reduciendo los recuentos bacterianos y neutralizando la volatilización de los gases malolientes.

Una vez minimizado el problema, se puede pasar a un régimen de enjuagues diarios (únicamente por la noche). Esta fase del tratamiento será la de mantenimiento que servirá para prevenir la reaparición del problema.