Blog

¿Funcionan las pastillas contra el mal aliento?

¿Funcionan las pastillas contra el mal aliento?

La halitosis es aquel conjunto de olores desagradables que invaden la cavidad oral y que se originan por culpa de un conjunto de bacterias que se instalan en la boca (lengua, surco gingival…) al encontrar las condiciones perfectas para su desarrollo.

Se trata de una condición bucal molesta que puede llegar a inquietar mucho a aquellos que la padecen. Por este motivo, la búsqueda de soluciones para terminar con el mal aliento es muy común. Sin embargo, es importante que a la hora de buscar soluciones para la halitosis, nos centremos en productos que eliminen la causa de raíz y no enmascaren el problema por unas horas. Dentro de estas últimas nos encontramos con caramelos o pastillas contra el mal aliento que disimulan el mal aliento temporalmente pero debemos de recordar que tenemos otras soluciones. En las ocasiones que estemos fuera de casa podemos llevar siempre con nosotros formatos de tipo spray, como los de Halita, formulados específicamente para actuar eficazmente contra las causas del mal aliento

Si sufres de halitosis y quieres deshacerte de este mal para siempre, desde Halita te recomendamos que cuides tus hábitos de higiene bucal, que sigas una alimentación adecuada y que utilices el producto correcto que responda a tus necesidades. Para ello, te presentamos nuestra gama de productos donde encontrarás la solución más completa y eficaz para tratar la halitosis.

Colutorios para la halitosis

Colutorios para evitar el mal aliento

¿Sabías que una de cada tres personas padece en algún momento de su vida halitosis y, en la gran mayoría de casos, el mal proviene de la boca?

En muchas ocasiones, la halitosis aparece a pesar de cepillarnos los dientes a diario y esto es debido a que ciertas bacterias y restos de alimentos se acumulan en zonas de la cavidad bucal donde el cepillado convencional no puede llegar, como la parte trasera de la lengua, la cara interna de las mejillas, el paladar, el espacio entre los dientes o en las bolsas periodontales.

El uso de un colutorio o enjuague bucal puede seros de gran utilidad para complementar la limpieza diaria de los dientes, encías y lengua y así evitar el mal aliento. Por ello es importante realizar una correcta limpieza interproximal mediante el uso de cepillos interproximales, sedas y cintas dentales o irrigadores bucales sin olvidarnos nunca de un gran aliado para limpiar bien la lengua: el limpiador lingual capaz de arrastrar bacterias y restos de comida.

Colutorios para el mal aliento

Los colutorios no deben ser usados como un único tratamiento sino como el complemento idóneo del cepillado diario que te ayudará a terminar con el mal aliento. Para sacar el máximo partido de estos productos, te recomendamos utilizarlos durante 30 segundos por la mañana y antes de ir a dormir.

Los colutorios formulados específicamente para combatir la halitosis te ayudarán a eliminar las bacterias que se acumulan en la boca y producen el mal aliento. Sin embargo, es importante el uso de colutorios que no lleven alcohol en su composición, pues el alcohol entre otras cosas, produce sequedad bucal, hecho que contribuye a la aparición del mal aliento.

En este sentido, la marca de productos Halita no contiene alcohol en su formulación y proporciona la solución más eficaz contra el mal aliento.

El tratamiento científico

main_blog_3

La halitosis se define como el conjunto de olores desagradables u ofensivos que provienen de la cavidad oral. Se conoce que en el 90% de los casos el origen de este mal olor está en la boca. En el 10% restante se relaciona principalmente con patologías otorrinolaringológicas y, en un mínimo porcentaje, con otras enfermedades sistémicas.

La halitosis de origen oral, en un 60% de los casos, está asociada con algún tipo de patlogía periodontal, principalmente gingivitis y periodontitis. El mal olor procedente de la cavidad oral se debe al metabolismo proteico de las bacterias, localizadas principalmente en el dorso de la lengua, en el surco gingival y en la bolsa periodontal, que producen compuestos sulfurados volátiles mal olientes.

Cuando se detecte cualquier indicio, se recomienda acudir rápidamente a la clínica dental. El profesional del área odontológica será el encargado de poner en práctica el protocolo clínico a seguir para un tratamiento científico de la halitosis. Éste se centrará, desde un primer momento, en corregir cualquier patología oral presente: caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones desbordantes, gingivitis (limpieza y pulido dental profesional) y periodontitis mediante raspado y alisado radicular.

Además, esta práctica deberá ir acompañada de unas pautas de higiene oral (que incluirán desde instrucciones de cepillado y de limpieza de los espacios interdentales con seda dental o con cepillos intedentales, hasta el uso de un raspador lingual dos veces al día).

Tras una completa evaluación de la historia médica, bucal y de la halitosis mediante un cuestionario y de realizar una exploración oral y lingual, el profesional realizará una evaluación organoléptica del olor desprendido o una detección de los compuestos sulfurados volátiles mediante el uso de aparatología específica (Halimeter u Oral ChromaTM).

Una vez identificada la existencia del problema, es cuando se pone en marcha el tratamiento científico propiamente dicho. Este estará orientado a reducir la presencia de bacterias y sustratos por medios mecánicos (mejorando la limpieza bucal y lingual con cepillos y sedas dentales) y químicos (con colutorios específicos).

El uso de un colutorio específico dos veces al día, en forma de gargarismos, alcanzará la parte posterior del dorso lingual reduciendo los recuentos bacterianos y neutralizando la volatilización de los gases malolientes.

Una vez minimizado el problema, se puede pasar a un régimen de enjuagues diarios (únicamente por la noche). Esta fase del tratamiento será la de mantenimiento que servirá para prevenir la reaparición del problema.