Blog

Halitosis psicológica

Halitosis psicológica

El problema de la halitosis, es una condición que afecta una gran parte de la población, y cualquiera puede padecerlo, independientemente de su edad y sexo.

Sufrir este trastorno puede afectar la percepción que una persona tiene de ella misma, y también la que los demás tienen de ella. Esto puede ocasionar un problema psicológico para las personas que tienen mal aliento, especialmente en una sociedad en la que un olor fuerte y desagradable procedente de otra persona se asocia a una falta de higiene.

Evaluarse el olor del aliento uno mismo es la peor manera de saber si se sufre halitosis. Muchas veces, la autopercepción del mal sabor o de la sequedad bucal puede llevar a pensar al individuo que sufre halitosis, cuando en realidad no es así. Estos son algunos de los casos más frecuentes que se han dado:

  • La pseudohalitosis sucede cuando la persona no tiene mal aliento, pero lo cree firmemente por diferentes causas.
  • La halitofobia puede afectar a los pacientes que han tenido anteriormente halitosis y tienen miedo de volver a sufrirla. Es por esto que están obcecados en que se les ha vuelto a ocasionar el problema.

En ambos casos, estamos hablando trastornos con un alto componente psicológico, por lo que si la manía persiste, lo mejor es acudir a un psicólogo.

La mejor manera de comprobar si realmente se sufre mal aliento es acudir al odontólogo para tratar el problema con productos específicos para tratar el mal aliento. Además, una manera de prevenir esta condición bucal es el cuidado de los hábitos de higiene bucal, y también intentar llevar una alimentación adecuada.

30% de la población padece o ha padecido mal aliento

30% de la población padece o ha padecido mal aliento

El mal olor bucal, también conocido como Halitosis, se define como el conjunto de olores desagradables que proceden de la boca. Éste afecta a 1 de cada 3 personas y se estima que alrededor de un 30% de la población padece o ha padecido mal aliento en alguna ocasión.

Prevalencia

La importancia de esta enfermedad es destacable ya que es relativamente frecuente y su aparición puede tener consecuencias en la salud y a nivel psicológico: puede afectar las relaciones sociales, profesionales o afectivas de las personas que la sufren.

No existe evidencia en cuanto a diferencias de prevalencia entre hombres y mujeres. Pero sí es cierto que las mujeres demandan más tratamiento que los hombres, probablemente porque se preocupan más por su imagen. Por otro lado, la prevalencia de Halitosis parece aumentar con la edad, pero los jóvenes demandan más tratamiento.

Causa

La aparición del mal aliento se debe principalmente a la aparición de unos gases denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV). Estos son el resultado de la fermentación bacteriana de proteínas, péptidos, mucinas, o células encontradas en la saliva, sangre, fluido del surco de las encías que rodea los dientes, o de cualquier resto de comida que se haya quedado en la boca.

Además, un 90% de los casos de Halitosis se originan en la boca y de estos, un 60% está relacionado directamente con enfermedades de las encías, como la Gingivitis o la Periodontitis y el 40% restante es de origen lingual

Tratamiento

Quien padece mal aliento puede ser el peor evaluador de su propia condición. El paciente es incapaz de analizar de manera objetiva, por varios métodos, el grado de su Halitosis. En ocasiones, la propia sensación de mal sabor o sequedad en la boca, puede llevar a pensar que además se padece Halitosis.

Lo principal es realizar un diagnóstico correcto para definir con qué tipo de patología nos enfrentamosy poder realizar el tratamiento adecuado. Según el origen de la Halitosis el profesional de referencia será distinto. El tratamiento de la Halitosis de origen oral será responsabilidad del profesional de odontología. Si en cambio tiene otro origen, será el médico general o especialista quien trate la halitosis. Mientras que si se habla de halitofobia, el tratamiento será llevado a cabo por un médico general, psiquiatra o psicólogo.

Aunque no hay medidas específicas para la prevención de la Halitosis de manera general, es evidente que esta patología asociada principalmente a problemas en las encías, puede prevenirse con un diagnóstico y tratamiento precoz de la misma.

Para evitar el mal aliento, te recomendamos realizar diariamente medidas de higiene bucal y consultar con el profesional de la Salud Bucal, cuáles son las mejores técnicas y medidas de higiene adecuadas.