ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent

Blog

30% de la población padece o ha padecido mal aliento

30% de la población padece o ha padecido mal aliento

El mal olor bucal, también conocido como Halitosis, se define como el conjunto de olores desagradables que proceden de la boca. Éste afecta a 1 de cada 3 personas y se estima que alrededor de un 30% de la población padece o ha padecido mal aliento en alguna ocasión.

Prevalencia

La importancia de esta enfermedad es destacable ya que es relativamente frecuente y su aparición puede tener consecuencias en la salud y a nivel psicológico: puede afectar las relaciones sociales, profesionales o afectivas de las personas que la sufren.

No existe evidencia en cuanto a diferencias de prevalencia entre hombres y mujeres. Pero sí es cierto que las mujeres demandan más tratamiento que los hombres, probablemente porque se preocupan más por su imagen. Por otro lado, la prevalencia de Halitosis parece aumentar con la edad, pero los jóvenes demandan más tratamiento.

Causa

La aparición del mal aliento se debe principalmente a la aparición de unos gases denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV). Estos son el resultado de la fermentación bacteriana de proteínas, péptidos, mucinas, o células encontradas en la saliva, sangre, fluido del surco de las encías que rodea los dientes, o de cualquier resto de comida que se haya quedado en la boca.

Además, un 90% de los casos de Halitosis se originan en la boca y de estos, un 60% está relacionado directamente con enfermedades de las encías, como la Gingivitis o la Periodontitis y el 40% restante es de origen lingual

Tratamiento

Quien padece mal aliento puede ser el peor evaluador de su propia condición. El paciente es incapaz de analizar de manera objetiva, por varios métodos, el grado de su Halitosis. En ocasiones, la propia sensación de mal sabor o sequedad en la boca, puede llevar a pensar que además se padece Halitosis.

Lo principal es realizar un diagnóstico correcto para definir con qué tipo de patología nos enfrentamosy poder realizar el tratamiento adecuado. Según el origen de la Halitosis el profesional de referencia será distinto. El tratamiento de la Halitosis de origen oral será responsabilidad del profesional de odontología. Si en cambio tiene otro origen, será el médico general o especialista quien trate la halitosis. Mientras que si se habla de halitofobia, el tratamiento será llevado a cabo por un médico general, psiquiatra o psicólogo.

Aunque no hay medidas específicas para la prevención de la Halitosis de manera general, es evidente que esta patología asociada principalmente a problemas en las encías, puede prevenirse con un diagnóstico y tratamiento precoz de la misma.

Para evitar el mal aliento, te recomendamos realizar diariamente medidas de higiene bucal y consultar con el profesional de la Salud Bucal, cuáles son las mejores técnicas y medidas de higiene adecuadas.

¿Por qué usar un limpiador lingual?

Por qué usar un limpador lingual

La lengua es la localización más importante para el acúmulo de las bacterias causantes del mal olor. Muchas veces descuidamos su limpieza al realizar nuestra higiene bucal diaria.

Tu lengua necesita una ayuda extra para mantener una buena Salud Bucal, ¡ayúdala utilizando regularmente un limpiador lingual! Eliminarás diariamente la capa de bacterias y los restos de comida que se acumulan sobre su superficie, principalmente en el dorso posterior y evitarás de esta forma la producción de gases malolientes que provocan mal aliento.

Tener tu lengua limpia te ayudará a mantener un aliento agradable, así como evitar otras enfermedades bucales como las enfermedades periodontales, infecciones producidas por hongos, etc.

Según datos recogidos del I Simposio Europeo de Halitosis, el limpiador lingual es un 30% más eficiente que un cepillo dental en la limpieza de la lengua; esto se debe a que se eliminan mayor cantidad de bacterias porque permite alcanzar las zonas más lejanas de la lengua y además es más preciso, higiénico y menos agresivo que un cepillo dental.

Es posible que la primera vez que vayas a utilizar uno experimentes una sensación de náuseas y esto te impedirá llegar a las zonas más lejanas de tu lengua. Pero no desesperes, ¡con el tiempo esta sensación desaparece y podrás limpiar tu lengua de la mejor manera!

Descubre cómo eliminar el cubrimiento lingual correctamente utilizando un limpiador. ¡Y comienza a disfrutar de una higiene bucal completa!

I Simposio Europeo de Halitosis

post-halita-2

El 90% de la población está preocupado por su aliento. Tener una boca sana y fresca es algo que cada vez preocupa más. De hecho, se ha comprobado que el mal aliento inquieta, al menos, a un tercio de la sociedad española. Por ello, el 2 de marzo se celebra en Madrid el I Simposio Europeo SEPA de Halitosis.

Este encuentro europeo está patrocinado por HALITA®, el primer tratamiento científico para el control de la halitosis oral. El Simposio contará con la participación de doctores de recocido prestigio en el mundo de la halitosis, que con información actualizada y a través de su experiencia, darán consejos para el diagnóstico y tratamiento de la Halitosis; así como técnicas para ayudar al paciente en su higiene bucal diaria.

Sabemos que la boca es la puerta de entrada a muchas infecciones, y en ella las bacterias encuentran las condiciones perfectas para su desarrollo. Es por esto que los profesionales hacen tanto hincapié en la importancia de mantenerla sana ¡y sin mal aliento!

El tratamiento científico

main_blog_3

La halitosis se define como el conjunto de olores desagradables u ofensivos que provienen de la cavidad oral. Se conoce que en el 90% de los casos el origen de este mal olor está en la boca. En el 10% restante se relaciona principalmente con patologías otorrinolaringológicas y, en un mínimo porcentaje, con otras enfermedades sistémicas.

La halitosis de origen oral, en un 60% de los casos, está asociada con algún tipo de patlogía periodontal, principalmente gingivitis y periodontitis. El mal olor procedente de la cavidad oral se debe al metabolismo proteico de las bacterias, localizadas principalmente en el dorso de la lengua, en el surco gingival y en la bolsa periodontal, que producen compuestos sulfurados volátiles mal olientes.

Cuando se detecte cualquier indicio, se recomienda acudir rápidamente a la clínica dental. El profesional del área odontológica será el encargado de poner en práctica el protocolo clínico a seguir para un tratamiento científico de la halitosis. Éste se centrará, desde un primer momento, en corregir cualquier patología oral presente: caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones desbordantes, gingivitis (limpieza y pulido dental profesional) y periodontitis mediante raspado y alisado radicular.

Además, esta práctica deberá ir acompañada de unas pautas de higiene oral (que incluirán desde instrucciones de cepillado y de limpieza de los espacios interdentales con seda dental o con cepillos intedentales, hasta el uso de un raspador lingual dos veces al día).

Tras una completa evaluación de la historia médica, bucal y de la halitosis mediante un cuestionario y de realizar una exploración oral y lingual, el profesional realizará una evaluación organoléptica del olor desprendido o una detección de los compuestos sulfurados volátiles mediante el uso de aparatología específica (Halimeter u Oral ChromaTM).

Una vez identificada la existencia del problema, es cuando se pone en marcha el tratamiento científico propiamente dicho. Este estará orientado a reducir la presencia de bacterias y sustratos por medios mecánicos (mejorando la limpieza bucal y lingual con cepillos y sedas dentales) y químicos (con colutorios específicos).

El uso de un colutorio específico dos veces al día, en forma de gargarismos, alcanzará la parte posterior del dorso lingual reduciendo los recuentos bacterianos y neutralizando la volatilización de los gases malolientes.

Una vez minimizado el problema, se puede pasar a un régimen de enjuagues diarios (únicamente por la noche). Esta fase del tratamiento será la de mantenimiento que servirá para prevenir la reaparición del problema.