Blog

¡Confía en las distancias cortas!

En nuestro día a día, siempre vivimos  situaciones cotidianas que suceden en las distancias cortas. Un saludo, una conversación, un abrazo, un beso, un susurro, una confidencia, una entrevista de trabajo… Esta cercanía implica una confianza hacia la otra persona,  porque supone  traspasar la  línea del espacio personal de cada uno, ya que la  distancia se acorta,  además de la confianza en uno mismo para llevar a cabo la acción de acercamiento.

Esta confianza en uno mismo puede verse debilitada por sufrir halitosis. El mal aliento afecta a la confianza de quien lo padece. Hace que la persona se muestre insegura, con miedos o vergüenza, limitando su libertad respecto a acciones en situaciones personales.

No se trata de casos aislados, ya que el 90% de la población está o ha estado alguna vez preocupada por su aliento y alrededor de un 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis en alguna ocasión, por lo que podemos considerar esta preocupación como un hecho real y normal. Un problema bastante común y que puede interferir de forma negativa en las relaciones interpersonales, tanto afectivas y sociales como también profesionales.

A diferencia de lo que se suele pensar, un 90% de los casos de halitosis son de origen oral. En este caso, es muy importante  diferenciar un mal aliento temporal debido a la ingesta de alimentos como el ajo, la cebolla, los picantes, así como el consumo de tabaco, alcohol, etc. con la halitosis oral patológica debida a otras enfermedades como las caries, gingivitis y periodontitis.  

La gama de productos Halita®, ha sido desarrollada específicamente para combatir el mal aliento, eliminando no enmascarando la halitosis oral, siendo  el primer tratamiento con eficacia científicamente  demostrada.

Con el uso diario de HALITA, podrás volver a recuperar la confianza en ti mismo y afrontar cualquier situación personal con total libertad, sin la necesidad de preocuparte   de tu aliento. ¡Confía en las distancias cortas!

Receta: ensalada fresca contra el mal aliento

Ensalada fresca contra el mal aliento

Tomar alimentos ricos en clorofila con propiedades refrescantes y aquellos que estimulan la producción de saliva como, por ejemplo, quesos curados y frutas, puede ayudarte a mantener un buen aliento durante todo el año, especialmente en verano. Y es que es durante esta época cuando la sequedad bucal y una insuficiente ingesta de líquidos pueden propiciar la aparición de mal aliento temporal. Para evitarlo, es necesario hidratarse correcta y frecuentemente, bebiendo agua y tomando alimentos frescos, sobre todo vegetales y frutas de temporada.

En este sentido, una buena ensalada no solo nos ayudará a la hora de hidratar nuestro organismo y proporcionarle el aporte de vitaminas y minerales que necesita para hacer frente a las altas temperaturas sino que beneficiará, también, nuestro aliento.

Ingredientes

  • Mezcla de brotes verdes (rúcula, espinacas frescas, escarola…).
  • Una manzana.
  • Un tomate.
  • Un puñado de nueces peladas.
  • Queso curado.
  • Aliño: aceite de oliva virgen extra o zumo de limón.

 

Otros alimentos para combatir el mal aliento

  • El melón y la sandía son frutas de temporada que por su alto contenido en agua, ayudan a hidratar la cavidad bucal, muy recomendables durante la época estival.
  • Los cítricos son alimentos muy refrescantes que pueden conseguir neutralizar parte del mal olor.
  • El yogur natural puede ayudarte a reducir los gases causantes del mal aliento.

En cambio, deberíamos evitar el consumo de café, cebolla y ajo, y en general alimentos de olor fuerte. También es necesario que tengas en cuenta que saltarse una comida o algunas dietas hipocalóricas pueden provocar halitosis, ya que se disminuye la secreción salival al reducir la ingesta de alimentos porque se deja de realizar la acción de masticación y deglución.

Finalmente, recuerda mantener una correcta higiene bucodental con productos específicos y acude a tu odontólogo para determinar el origen del mal aliento si éste persiste, ya que si existe una patología, el mal aliento no se solucionará hasta que se trate su origen.

Comidas veraniegas para combatir el mal aliento

¿Por qué padezco halitosis? Son muchos los factores que pueden provocar el mal aliento, desde una incorrecta higiene bucal hasta ciertas enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, incluso, el consumo de determinados alimentos.

Para terminar con este mal, los expertos recomiendan beber mucha agua para evitar tener la boca seca y seguir unas pautas de higiene bucal completa que incluyan un adecuado cepillado de los dientes, sin olvidar la limpieza de la lengua.

Sin embargo, la alimentación también juega un papel importante. De la misma manera que se recomienda no tomar alimentos de sabores fuertes que alteren el olor de la boca como el café, el alcohol o el ajo, hay alimentos frescos, típicos del verano, que pueden ayudar a evitar el mal aliento temporal. Estos son:

– Las frutas como la manzana, la pera, el melón y la sandía. Tomar estos alimentos aumenta la generación de saliva, encargada de regular las bacterias que residen en la boca.

– El limón es enemigo del mal aliento. Se trata de un alimento muy refrescante que puede conseguir neutralizar en parte el mal olor.

– El yogur natural ayuda a reducir los gases (sulfuro de hidrógeno y metilmercaptano) presentes en la boca y causantes del mal aliento.

Desde Halita te recomendamos preparar ensaladas verdes con frutas, un plato perfecto para la llegada del calor que te ayudará a tener la boca fresca y sin mal aliento. ¡Pruébalo!

Si aún así, el mal aliento persiste, acude a tu odontólogo para que determine el origen de la halitosis y te ayude a solucionar el problema.

¿Afectan las estaciones del año al mal aliento?

Afectan las estaciones de año al mal aliento

Hay diferentes causas por las que la halitosis aparece. La mayoría no tienen que ver con el cambio estacional, como son la acumulación de la placa bacteriana, largos periodos de ayuno, épocas de estrés, enfermedades estomacales, etc. Son los mismos cambios de hábitos producidos por las estaciones del año las que pueden afectar al aliento.

En verano, la sequedad bucal y la insuficiencia en la ingesta de líquidos pueden ser las responsables del mal aliento, por lo que es importante hidratarse debidamente y con frecuencia. Beber agua a menudo no solo ayuda con la halitosis, sino también es importante para mantener la piel bien hidratada.

En invierno, la gripe y la tos pueden provocar también halitosis. Los principales motivos son las secreciones de mocos y la sequedad bucal producida por la tos. En estos casos se puede  limpiar la nariz con preparados de agua marina y, a su vez, hidratar el cuerpo para diluir la mucosidad.

Resumiendo, la época del año no tiene por qué afectar al mal aliento si se siguen estas recomendaciones, no se descuida la ingesta de líquidos, se mantiene una higiene bucal adecuada y se usan, si se necesitan, productos específicos para eliminar el mal aliento.

Crema de apio

crema de apio

Las navidades están a la vuelta de la esquina. En un abrir y cerrar de ojos estarás sentado en la mesa disfrutando de platos navideños y rodeado de familiares. Si quieres probar algo nuevo en estas fiestas y al mismo tiempo evitar el mal aliento ¡esta receta te encantará!

Te proponemos una crema de apio perfecta para estos días de frío invernal que, además de ser muy fácil de preparar, está riquísima. Terminarás con una sensación de boca fresca ya que el apio ayuda a combatir el mal aliento. ¡Anímate a prepararla y toma nota!

¿Qué necesitas?

– ½ kilo de apio

– 2 cebollas

– 2 cebollinos

– Medio pimentón

– 1 litro de agua

– Aceite

– Sal

– Pimienta

¿Cómo prepararla?

  1. Calienta el agua en una olla, añade un chorro de aceite y una pizca de sal.
  2. Mientras que el agua no hierve, aprovecha para cortar todos los ingredientes a cuadros pequeños.
  3. Cuando empiece a hervir, añade los alimentos a la olla. Empieza por la cebolla y cuando esté cristalizada pon el cebollino. Después el pimentón y por último el apio. Deja cocer los alimentos durante unos 15 o 20 minutos a fuego medio.
  4. Pasado dicho tiempo, retira el contenido de la olla y ponlo en un procesador durante 2 minutos para conseguir que quede una crema sin grumos y ¡lista para tomar!

¡Que aproveche!

Cóctel de gambitas y tomates semisecos

Gambitas y tomates secos

La Halitosis suele aparecer por diversos factores; dos de ellos fundamentales son la mala higiene bucal y el estado de salud gastrointestinal. El mal aliento, además de originarse en la boca, puede tener su origen en el tracto digestivo y los alimentos que consumes pueden agravar la situación.

Si se tiene Halitosis lo principal, además de cuidar la Salud Bucal, es mantener una dieta equilibrada en proteínas, hidratos de carbono, frutas, verduras y mucho líquido. Solo así se mantendrá saludable el tracto gastrointestinal. Compartimos esta receta contigo para que disfrutes de una rica comida y cuides de tu aliento al mismo tiempo.

 

Ingredientes

Sal y pimienta al gusto

1 c/s de albahaca fresca picada

1 c/s de yogurt (Prescindir de este ingrediente si eres intolerante a la lactosa)

3 c/s de mayonesa

100 gr. de gambitas hervidas pequeñas

50 gr. de tomates pequeños semisecos en aceite (escurridos y cortados)

El zumo de un limón

Medio pepino

Preparación

Pela el pepino, cortando a lo largo y desechando las pepitas. Seguidamente, córtalo en finas rodajas y mezcla con el limón y la sal. Luego déjalo marinando alrededor de unos 30 minutos y finalmente resérvalo en un bol después de haberlo escurrido.

Aparte, mezcla la mayonesa con el yogurt y echa salpimienta al gusto. Después solo debes mezclar esto con las gambitas, los tomates, el pepino y la albahaca.

Deja enfriar en la nevera y listo, ¡a disfrutar de esta comida!

Ensalada de fruta y menta

main_blog_2

La ensalada de fruta y menta es una receta especialmente pensada para aquellos momentos que quieras evitar el mal aliento: ya sea porque te acompaña una persona especial, tienes una entrevista de trabajo o, simplemente, te incomoda notar que después de comer tu aliento huele mal.

Esta receta es ideal para conseguir un aliento agradable. Es muy fácil de preparar y, además, muy fresquita. En verano, te sentará de maravilla como entrante. Aunque, si lo prefieres, puedes servirla como postre en cualquier época del año.

Su combinación de sabores… dejará boquiabiertos a todos tus invitados. ¡Y además, muy, muy fresquitos! ¡Anímate y pruébala!

¿Qué necesitas?

– 600 g de fruta variada: sandía, pera, kiwi, plátano, ciruela, cereza y frambuesas.
– Azúcar
– Zumo de una naranja natural
– Zumo de 1/2 limón
– Unas hojas de menta

¿Cómo prepararla?

Son solo 4 pasos. Vamos allá:

1. Pela y trocea la fruta en dados pequeños. Retira las semillas cuando sea necesario. Y algunas frutas, como la ciruela o las cerezas, puedes usarlas incluso sin pelar. Eso sí, asegúrate de limpiarlas bien.

2. Echa la fruta troceada en un bol y agrégale los dos zumos, el de naranja y el de limón. Echa azúcar a tu gusto y mézclalo todo bien.

3. Por último, añade las frambuesas y coloca algunas hojas de menta para que la ensalada coja sabor mentolado. Déjalo macerar alrededor de 2 horas.

4. A continuación, ya puede servirse en recipientes individuales o copas. Y si lo prefieres, decora cada ración con algunas hojas de menta.

Y a comer… ¡Que aproveche!