Blog

Mal aliento o halitosis temporal: ¿cómo combatirla?

Mal aliento o halitosis temporal

El mal aliento es un problema que afecta a 1 de cada 2 personas y que influye tanto en la vida personal como la profesional. Pero… ¿sabes identificar si has sufrido de halitosis temporal o si padeces una patología que requiere de un tratamiento con productos específicos?

Halitosis temporal: Identifícala

Es muy importante que no confundas la halitosis genuina con un problema de mal aliento con la halitosis temporal. Si solo en ocasiones puntuales y esporádicas has sentido que sufres de mal aliento, es muy probable que tu situación no sea un problema a largo plazo.

Te ayudamos a identificar esos momentos en los que probablemente solo has sufrido de halitosis transitoria:

Al despertar: este tipo de halitosis es muy común ya que al dormir se disminuye la cantidad de saliva secretada, la boca se reseca produciéndose mal aliento y la saliva no puede realizar su función de limpieza de la boca mientras estás durmiendo.

Después de comidas pesadas: cuando comes alimentos que se han preparado con muchas especias o de sabores muy fuertes como el ajo, la cebolla o los picantes; tu aliento se ve afectado.

Café, alcohol y tabaco: debido a los sabores tan fuertes de estas bebidas y del cigarrillo, dependiendo de cómo y cuánto los consumas pueden afectar el olor de tu aliento.

Saltarse comidas: estar en ayuno puede afectar a tu aliento ya que estás evitando que la saliva (al masticar e ingerir) realice su función natural de limpieza.

Medicamentos: existen algunos medicamentos cuyo efecto secundario es la boca seca y por lo tanto, al disminuir la generación de la saliva, producen mal aliento.

Halitosis temporal: Combátela

La buena noticia es que puedes combatir la halitosis transitoria con acciones relativamente sencillas:

– Al cepillar tus dientes no te olvides de la lengua. ¡Practica una higiene bucal completa!

– Usa una pasta dentífrica y un colutorio formulados específicamente para combatir el mal aliento.

– Puedes llevar siempre contigo un spray para el aliento fresco y usarlo en cualquier momento y lugar.

Evita los alimentos y bebidas que te causan un mal aliento.

– ¡No olvides la hidratación! Bebe mucha agua para evitar la deshidratación y la boca seca.

Recuerda, si el problema persiste, es posible que no se trate de una halitosis temporal. Acude a tu profesional de la salud bucal de confianza para que realice un diagnóstico correcto y te recomiende el tratamiento adecuado.


«    |    »