Blog

La Lengua también cuenta

main_blog_1

La lengua juega un papel muy importante en la producción del mal aliento. El dorso lingual constituye un nicho ecológico único que favorece la acumulación de bacterias y sustratos proteicos creándose sobre ella una capa visible blanca-amarillenta, conocida como cubrimiento lingual. Esta capa tiene una relación directa con el grado de halitosis: cuanto más espesa es, peores son los olores que se desprenden.

El mal aliento puede convertirse en un problema para muchas personas, una situación que puede agravarse y afectar de forma negativa a las relaciones íntimas y profesionales.

Por eso, actuar al respecto se convierte en una prioridad: se recomienda prestar especial atención a las causas que desencadenan el mal aliento, entre ellas estarían principalmente una serie de patologías que afectan a las encías como la gingivitis y la periodontitis y también una mala higiene bucal, sobre todo de la lengua. Porque… ¡la lengua también cuenta! Y a menudo la gente se olvida de ella, convirtiéndose en la mayor fuente de acumulación de bacterias.

Así pues, con una correcta limpieza lingual, se eliminan de manera transitoria las bacterias y sobre todo los sustratos que éstas utilizan en su metabolismo y que es el mecanismo que genera los compuestos malolientes volátiles que dan lugar a la aparición del mal aliento. El limpiador lingual es una pieza clave en el tratamiento específico de la halitosis, que ayuda a conseguir un aliento más sano y limpio, aunque también se aconseja usarlo habitualmente en la higiene bucal diaria de todas las personas.

¡Pruébalo y disfruta de una lengua más fresca! Cuenta con ello.

«    |    »