Blog

Consejos para combatir el mal aliento a través de la alimentación

Consejos para combatir el mal aliento a través de la alimentación

¿Has sufrido halitosis en algún momento de tu vida? La halitosis temporal o el mal aliento es un problema que se asocia a la acción de las bacterias localizadas en la lengua y en la cavidad bucal. Estas bacterias desprenden gases al metabolizar los restos de alimentos y otras sustancias presentes en la boca.

Determinados alimentos como el ajo, la cebolla o el café pueden favorecer el mal aliento. Incluso ciertos tipos de alimentación pueden provocar halitosis temporal.

Sin embargo, el mal aliento puede combatirse con una higiene bucal correcta y una alimentación adecuada..

Para ello te recomendamos seguir los siguientes hábitos:

– Toma alimentos que estimulen la producción de saliva: Cuando la boca se seca debido a una disminución de saliva, ésta no puede regular la acumulación de bacterias en la lengua por lo que se origina el mal aliento. Para evitarlo debes hidratar tu boca y ciertos alimentos, como los cítricos, pueden ayudarte a estimular la secreción de saliva.

– Incrementa la ingesta de alimentos ricos en clorofila: La clorofila tiene una propiedad refrescante que ayuda a percibir una sensación más fresca en la boca.

– Consume té verde: Un remedio natural perfecto para inhibir la halitosis es el té verde. Esta infusión contiene muchos antioxidantes que ayudarán a controlar y regular la acumulación de bacterias en la cavidad oral.

– Bebe mucha agua: Una correcta hidratación te ayudará a estimular la secreción salival.

– Come con frecuencia: Estar en ayuno puede potenciar la halitosis. Saltarse una comida o seguir dietas hipocalóricas aumenta las probabilidades tener mal aliento ya que no permites que la saliva (durante la masticación y deglución) realice su función natural de limpieza.

Para que te hagas una idea de cómo puedes cuidar tu salud bucal a través de la alimentación, te recomendamos consultar esta infografía de DENTAID con consejos interesantes.

Y recuerda ¡cuidando tu alimentación, también cuidas tu salud bucal!

«    |    »